La teta indecorosa

Hace unos días una mujer fue expulsada de un supermercado Mercadona por amamantar a su hija. Vivimos en una sociedad que se está deshumanizando a pasos agigantados y que “casualmente” convierte en pecado y en tabú todo aquello que tiene que ver con el cuerpo femenino. Sin embargo, y ahí viene la tremenda hipocresía, escandaliza el pecho de una mujer amamantando en público como si se tratara de algo obsceno, pero no escandalizan todas las tetas y culos que dan dinero. Hasta ahí no alcanza la moralina. Qué cansino resulta ese mensaje tan patriarcal del decoro y esa manía persecutoria sobre lo que las mujeres podemos hacer o no en público. Solo hay que ver esta viñeta de David Horsey para darse cuenta.

Este desagradable incidente me ha hecho recordar un fragmento de “Éxodo”, un poema de la bilbaína Ángela Figuera Aymerich, que dice así:

Miraba a todos lados.
Quería detenerse.
Sentarse en un ribazo y con su hijo menudo.
Sentarse en un ribazo y amamantar en paz.

Pero no hallaba sitio.
No encontraba reposo.

Anuncios
Etiquetado , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: